jueves, 11 de noviembre de 2010

Por qué

Pájaros.

En mi mente llevo miles de ellos. Algunos son negros como cuervos, graznan y revolotean hasta oscurecer mi vista y mis horizontes, mis sueños y mis esperanzas. Me asustan, me acobardan.

Otros son obsesivos y recurrentes, como buitres enmarcando una parte del cielo. Dan vueltas y vueltas sin llegar a ninguna parte.

Una mayoría son vistosos, cantarines y ligeros, y me entretienen con sus colores y sus sonidos durante un tiempo, hasta que pasa otro de plumaje más vivo o piar más musical.

Y los menos son majestuosos y trascendentes, como águilas nobles que me agarran con fuerza y me transportan muy lejos, atravesando el firmamento con alas poderosas e incansables. Ellos me llevan a lugares con los que sueño, más allá de mi alcance mortal.

Todos albergamos pájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario