lunes, 11 de abril de 2011

Las bondades del libro electrónico

Lo prometido es deuda, así que voy a ampliar lo expuesto en mis entradas "¿Un mundo sin libros?" comentando aquí por qué me gusta tanto el libro electrónico y por qué creo que acabará sustituyendo al libro tradicional que yo también valoro y respeto muchísimo, porque me he criado con él toda mi vida.

En primer lugar, el libro electrónico posee una gran capacidad de almacenamiento que nos permite disponer de infinidad de títulos en muy poco espacio. Habrá quien crea que esto es una tontería, pero los jóvenes (y no tan jóvenes) que no viven en una gran casa con innumerables habitaciones y estanterías me comprenderán perfectamente. Yo tengo una biblioteca respetable, de unos 600-700 libros, y ya no me caben más. Para conseguir espacio tendría que desprenderme de los que ya tengo, y soy incapaz de hacerlo, porque son parte de mi vida. Cada uno de ellos ha contribuido un poquito a hacer de mí lo que soy ahora; son pedacitos de mi alma, pero me sigue gustando leer, y sigo queriendo tener más libros. Ya sé que existen las bibliotecas y las casas más grandes, pero prefiero la solución que me ofrece el e-book.

Imagen publicada en "El País"

En segundo lugar, la experiencia de lectura que ofrece el libro electrónico es muy similar a la tradicional, a pesar de que no cojas las páginas y de que no exista el olor a papel. La tinta electrónica imita perfectamente la normal, seguimos teniendo en las manos un objeto de tamaño similar al del libro de toda la vida, se pueden pasar páginas, marcarlas (algunos incluso permiten hacer anotaciones) o buscar en el índice. La gran diferencia, que es sobre todo una diferencia de concepto, es que no podemos tocar el libro en sí. El libro que se lee en el e-reader no es un objeto, sino un conjunto de instrucciones que un programa igualmente inaprensible descodifica y muestra en una pantalla. Si en tu biblioteca tienes "Guerra y paz" puedes ver el lomo cada vez que recorres la estantería con la mirada. Puedes acercarte, cogerlo, ver su portada, agitar sus páginas... El equivalente electrónico de "Guerra y paz" sólo lo ves cuando enciendes el e-reader y lo buscas entre la colección que contiene.

Pero de esa cualidad inmaterial se desprenden un par de ventajas. Una es que un e-book nunca se agotará. Seguro que alguna vez te ha tocado recorrer varias librerías buscando un título que se había agotado por cualquier razón. El libro electrónico, al no ser algo físico siempre estará en los catálogos y podrá comprarse sin salir de casa, incluso en la calle a través de una conexión a Internet. La segunda ventaja es que el e-book no se estropea precisamente porque no puede tocarse. Seguro que también te ha pasado que te han devuelto hecho unos zorros un libro que habías dejado a un amigo. Con el libro electrónico esto no ocurre, y no necesitarás quedar con tu amigo para prestárselo: puedes enviárselo desde tu correo electrónico... conservando tu propio ejemplar.

En tercer lugar, el e-reader (según el modelo) puede enriquecer esa misma experiencia de lectura, proporcionando música (muchos reproducen MP3), imágenes, diccionario, conexión a Internet, etc. De hecho, todo eso puede introducirse en el propio e-book que se está leyendo, aunque entonces surge la pregunta de si ese "libro enriquecido" con imágenes y audio seguiría siendo un libro o pasaría a ser otra cosa más cercana al cine o la televisión.

En cuarto lugar, por pesado y voluminoso que sea el tomo en papel de esa novela que te tiene enganchado y lees hasta en el metro, su versión e-book abulta lo que abulte el lector electrónico, que suele ser muy poco, lo que facilita la lectura en cualquier sitio. No importa lo atestado que vaya el vagón o lo estrecho que sea el cuarto de baño. Eso sí, en este último caso un libro normal puede salvarte de un apuro y el e-book hacerte heridas...

Finalmente, el e-book es más barato. Es cierto que aquí en España la diferencia de precio entre libro tradicional y electrónico aún es mínima en la mayoría de los títulos, pero la tendencia está cambiando, sobre todo gracias al empuje de autores jóvenes y autores noveles. Muchos (yo incluido) siguen prefiriendo pagar 20 euros por un libro de papel a 15 euros por uno electrónico. Ahora bien: ¿y si el primero costara 20 y el segundo 5?

Con todo esto no quiero decir que el e-book sea perfecto, ni que no presente desventajas frente al de papel, sino que desde un punto de vista puramente racional, para el lector (humano) es mejor el primero que el segundo.

6 comentarios:

  1. Aprovecho para añadir una noticia relacionada

    "Según un responsable de la British Library
    La venta de libro digital superará al tradicional de papel en dos años"

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/11/navegante/1302508335.html

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo creo yo. Ahora: cuidado con las informaciones (seguramente contradictorias) de los actores interesados: editoriales tradicionales y electrónicas.

    ResponderEliminar
  3. Y no te importa que te pirateen el libro????

    ResponderEliminar
  4. Claro que me importaría. No deja de ser como si piratearan tu trabajo, ¿pero cuál es la solución? En papel se piratea también, aunque con más dificultad. Creo que es una batalla perdida que sólo puede cambiarse concienciando del valor del trabajo y también con una política de precios a la baja. Creo firmemente que el aumento de compras motivada por una rebaja del precio compensaría la correspondiente pérdida de margen de ingresos por unidad, y también que habría menos gente dispuesta a piratear algo que apenas le renta, o que puede estar defectuoso. Si el original te cuesta un poco más que la copia, ¿por qué llevarte la copia?

    ResponderEliminar
  5. Hola, me gusta tu blog porque tus opiniones son objetivas.
    Soy una persona sorda que es un gran aficionado de la lectura.
    Estoy interesado en comprar un ebook (básicamente como ocio, y por la comodidad de tener miles de libros en un aparato, a parte de la rentabilidad ya que lo que cuesta el aparato te supone 20 libros físicamente), pero tengo ciertas dudas que me impide lanzarme definitivamente.
    No me gusta mucho piratear, pero en este caso no me queda más remedio bajarme libros gratis si quiero explotar el ebook (es irreal que un libro electrónico cueste casi lo mismo que el de papel, pero bueno, supongo que la cosa irá evolucionando).
    Mi duda es: ¿los libros que descargas de manera pirata tienen la suficiente calidad y no genera ningún problema en el ebook teniendo el formato adecuado?

    Mi desconfianza en la calidad de los libros piratas viene porque, en mi caso, para ver películas necesito los subtitulos. Y para encontrar películas de calidad aceptable es un poco difícil, de ahí viene mi desconfianza.
    He descargado bastantes libros y la verdad que no veo ningún problema, pero no sé como se ve en el ebook! No tengo a nadie cercano que tenga un ebook para intercambiar impresiones. Por eso me dirijo a ti.
    Espero que entiendas mis dudas, gracias por tu atención. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que te guste, muchas gracias.
    Sin embargo, aunque coincido contigo en que los precios de la mayoría de e-books son excesivos, como creador no puedo fomentar la piratería, ni animarte o ayudarte a hacerlo. Puedo proponerte otras cosas, como buscar e-books gratuitos o muy baratos en portales legales(ebook-teca y todoebook tienen bastantes títulos).
    Siento no poder ayudarte más, espero que lo comprendas.

    ResponderEliminar